Santiago de Querétaro

Un viaje cultural e histórico que deja huella en la memoria del turista

Cada vez que recorremos el territorio mexicano nos quedamos sorprendidos por las maravillas que encontramos, podríamos visitar una y otra vez la misma ciudad y de igual forma quedaríamos encantados. En esta ocasión nos aventuramos por los rincones de Santiago de Querétaro una ciudad que a pesar de su gran crecimiento sigue manteniendo sus colores y sabores históricos.

No podría mencionar que me gustó más pero si podría describirles como una ciudad cautivó nuestros sentidos. Empecemos con su arquitectura; y es que, en Pulsart amamos la arquitectura clásica, la que cuenta historias, la que no olvida, aquella que nos da pertenencia. Una de las construcciones que más se destaca es su famoso acueducto; si, aquel que se cuenta, fue construido por Juan Antonio de Urrutia y Arana, un marques que por amor a una novicia y la promesa que ella le hizo de entregarse a él; dedicó 8 años de su vida a la construcción de un acueducto para llevar agua a la ciudad y que al final echará canas a remojar (como se dice coloquialmente) ya que al termino de dicho proyecto, ella había tomado los hábitos.

HISTORIAS DE FANTASMAS

Claro está que al ser una ciudad antigua también tiene sus historias de fantasmas; las cuales también vivimos; así es, nos asustaron en el hotel donde nos quedamos; entrada la madrugada (2:00 a.m.) tocaron la puerta de al menos 3 habitaciones de nuestros compañeros y efectivamente, al abrir, no había nadie. Al día siguiente, en el desayuno, todos coincidieron en su relato; sorprendidos por lo que había pasado preguntamos a los encargados del hotel quienes con toda naturalidad nos dijeron: “Ha si, es Don Bartolo”. Cuenta la leyenda que Don Bartolo fue un poderoso casique que en su cumpleaños siempre organizaba las fiestas más grandes y bastas; echaba la casa por la ventana y al final de esta siempre brindaba por su hermana (la señora de la casa), por su ánima y por el 20 de mayo de 1701, una fecha muy lejana en esos momentos. Al llegar la fecha indicada en cada unos de sus brindis por 50 años, la gente esperaba otra de sus grandes fiestas y la respuesta a la pregunta… ¿Por qué brindaba por el 20 de mayo de 1701? sin embargo, nada paso, al menos no hasta llegada la noche cuando se escucho un gran estruendo que hizo correr al pueblo hasta su casa, pero nadie salio de ella, no se veía movimiento alguno, al día siguiente llamaron a las autoridades para saber que había pasado, al entrar a la casa se encontraron con el cuerpo de su hermana con signos de estrangulación, lo que llevo a pensar que él había cometido el asesinato; sin embargo, encontraron el cuerpo carbonizado de Don Bartolo adherido al techo de su habitación y en su guardaropa un contrato que al parecer hizo con el diablo en donde vendía su alma por 50 años de riqueza y placer.

TEMPLOS, IGLESIAS Y CONVENTOS

Los templos, iglesias y conventos son muy recurrentes en Querétaro, podemos encontrar uno en cada esquina y es normal, ya que hubo un tiempo en el que la división económica y cultural eran muy evidentes. Las personas de la alta sociedad asistían a las iglesias, mientras que los considerados “pobres” asistían a los templos; es así como nuestro paseo también tuvo una gran experiencia religiosa (literalmente). Les recomendamos ampliamente que visiten y aprendan acerca de nuestra historia a través de los recintos religiosos; sean o no católicos, son piezas arquitectónicas únicas e incomparables.

El convento de la Santa Cruz es hoy en día uno de los conventos vivos de México que aún albergan a la orden de los Franciscanos, los cuales le han dado seguimiento a la preparación de los jóvenes bajo una licenciatura en filosofía. El convento cuenta con un recorrido por su interior para conocer más acerca de la vida de los monjes, su historia, costumbres y formación.

Sin duda un lugar imperdible y altamente recomendable en tus próximas vacaciones.

GRATAS SORPRESAS EN LA CIUDAD

Al caer la tarde y con toda la intención de llegar al hotel y descansar, nos encontramos con un par de jóvenes que con su simpatía invitaban a la gente a una obra de teatro dentro de una cafetería; era tal su entusiasmo que no nos pudimos negar; así que compramos nuestra entrada y decidimos sorprendernos. El foro era muy pequeño; sin embargo, muy acogedor; las sillas rojas estaban acomodadas perfectamente y cumplían muy bien con su función de butacas de teatro. La obra comenzó y fue cuando comenzó la magia; los dos chicos que nos estaban invitando eran los actores que nos deleitaban con su talento (Fabiola Mendoza y Joel Jiménez). Después de unos minutos nos tenían atacados de risa, no sólo por su fabulosa interpretación, sino, por su interacción con el público quienes involuntariamente también participamos.

La Corte Teatral, compañía de teatro independiente en Querétaro, es la firma con la que estos chicos tan talentosos se presentan, les recomendamos ampliamente su trabajo y los invitamos a seguirlos en sus redes sociales para que no se pierdan ninguna de sus puestas en escena.