Artesano  Textil

Por: Jesús Sedano
Promotor Cultural

En la comunidad de Cuauhtamazaco de la cabecera municipal de Cuetzalan del Progreso, Pueblo. Comunidad que vive bajo costumbres y tradiciones,  el maestro Pedro Martin le ha tocado romper barreras en su comunidad, no era bien visto que los hombres tejieran en telar de cintura, pero esto ha ido cambiando.

Niño indígena que vivió y creció acompañado de música, tradiciones y costumbres náhuatl, desde entonces empezó un sueño, aunque este no fue fácil de lograr, tuvo que enfrentar el más grande de los paradigmas de su comunidad: “los hombres no están hechos para bordar, sino para cultivar café”.

Pedro Martín joven hablante del náhuatl, nos platica su historia como artesano en arte popular. Su primer bordado, utilizó la técnica con la cual, nosotros estamos plasmando historias, fauna, flora; es una inspiración y una forma de ver la vida.

Bordar textiles no solo es pasar una aguja sobre la tela. Es construir una historia con cada puntada que el artesano realiza además de transmitir leyendas, tradiciones y costumbres de la comunidad.

El artesano comenta: “Desde el códice mexica viven el caminar de Dios y el camino del ser humano, como Dios enseña por medio de una deidad, enseña el telar de cintura, forma de hacer tela en Mesoamérica”.

La forma de hacer tela es por medio del telar de cintura, compuesto por urdidumbre, los tejidos son brocados, tejidos en curva, tejido totonaca, tejidos mexicas donde se plasma la historia de un pueblo que vive y se niega a morir.

Su taller Mazatzin, está ubicado en Cuauhtamazaco, monte del venado; taller lleno de telas, hilos, agujas, estambres y telares de cintura, instrumentos de trabajo que utilizan. Con su trabajo, plasman historias de Cuetzalan y sus antepasados. Este proyecto lo dedica a su madre Concepción López.

En su taller abordan el bordado de punta antigua; las puntas y barbas de los tejidos, son los acabados y torcidos  de los rebosos que son elaborados con la técnica antigua, conocida como punta de macramé.

La iconografía de Cuetzalan como los helechos, serpientes, montañas, árboles y flores, elementos de la naturaleza y siguen presentes por generaciones entre los textiles, son utilizados para resaltar los bordados.

El maestro recalca: cada color de hilo y puntada que realizan, tienen significado que va más allá de la apariencia física, “nos transmite el estado emocional del artesano que lo realiza”

Un sueño que jamás abandono, ahora lo ve realizado, en él rescata la tradición de los bordados en su natal comunidad de Cuauhtemazaco; como dice: “el sueño creció y hoy puedo ver mi propio taller, donde da trabajo a la gente de su comunidad”.

Dentro de su taller trabaja su familia y emplea a más de 30 artesanos, entre jóvenes estudiantes, personas con discapacidad y adultos mayores.

Al momento de que alguien adquiera una de sus prendas se llevan el corazón y sentimiento del artesano que confecciono la prenda, también se llevan gran parte de la historia, tradición y costumbres que caracterizan a la Sierra Norte de Puebla.

El maestro Pedro Martín, nos cuenta su historia, en la cual demostró que los hombres sí pueden dedicarse al bordado, fue haciéndose de un nombre a nivel nacional e internacional. Ha ganado premios nacionales y ha representado a México en países como España, Francia, Canadá y Estados Unidos.

Gracias maestro por compartir  historias de vida, “dentro de los telares, en el momento de tejer o bordar una iconografía te estas llevando parte de nuestra vida”.

 

You may also like