México, pueblo fiestero

Riqueza histórica del encuentro de dos culturas: indígena y europea se vuelven manifestaciones que se convirtieron en tradición. México una nación con sus festividades.

Un pasado lleno de historia prehispánica, saberes ancestrales, sus ritos y mitos; reflejan una rica herencia cultural. Un pueblo donde sus sentimientos y valor social de cada rincón de esta tierra se vive.

Nuestro México lindo y querido, sus fiestas son de carácter religioso, pagano con sincretismo cultural; en sus fiestas muestra su identidad, su estructura social, sus valores de hacer comunidad a través de sus tradiciones. Su participación social están los organizadores, los mayordomos, los ancianos quienes tienen la experiencia. 

En ocasiones el cargo es hereditario para garantizar la preservación de sus danzas, su música; en otros de los casos son elegidos por la misma gente para ser los encargados de organizar y celebrar la fiesta. Responsabilidad que deben cumplir de manera tradicional. 

En cada región de México su gastronomía, música le da un carácter especial, entre sus rezos, bailes, cantos, vestimenta, máscaras nuestro México emana un sentimiento.

Entre sus pueblos viven con fe, solemnidad, alegría, llanto, simbolismo que enriquece y estimula cada uno de nuestros sentidos.  Incluso hay fiestas consideradas Patrimonio Cultural Inmaterial por ser tan arraigadas a la vida cultural de sus pueblos. 

El mexicano vive en un ambiente festivo, expresa su esencia, su colorido, su riqueza gastronómica con su toque propio de una cultura que no muere mientras su gente se sienta orgullosa de sus raíces. 

Somos un pueblo fiestero, como México no hay dos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*