FERNANDO MAZZA

Fernando Mazza es por hoy uno de los Luthier latinoamericanos más reconocido en el mundo; su labor como constructor lo ha llevado a ganar un gran reconocimiento en Europa gracias a sus investigaciones musicales y amor por la música. Les presentamos una entrevista en la cual nos habla de su vida y profesionalismo.

Cuéntanos de Fernando Mazza como niño. ¿Cuáles eran sus sueños y aspiraciones?

Antes que nada, agradezco infinitamente a la revista Pulsart por tomarse el tiempo de realizar esta entrevista para mi.

Siendo sincero, debo decir que de niño no tenia una aspiración concreta. Era muy inquieto y solo pensaba en jugar, vivía mucho el presente. No era un apasionado de la escuela, pero a mi favor debo decir que era muy creativo, utilizaba las herramientas de mi padre y me fabricaba mis propios juguetes, y pasaba muchas horas en unos departamentos en construcción que había en el mismo terreno de mi casa: era el refugio perfecto para pasar el tiempo jugando.

Cuando pasa el tiempo y uno retrocede con el pensamiento en los sucesos de la vida, me doy cuenta que fue la infancia perfecta para el oficio que iba a realizar en mi futuro. Mi padre me enseño a usar las herramientas de muy pequeño y me alentaba a hacer cosas manuales. Puedo decir que herede de mi padre la creatividad y la habilidad para trabajar con mis manos.

De niño, nunca se me paso por la cabeza que iba a dedicar mi vida a ser artesano, pero sin duda ya traía en mi ADN la impronta de las manualidades y la creatividad.

Estudiaste una carrera técnica en química.
¿Cómo es que de ahí das un brinco tan grande a la música?

Así es, estudie en la escuela industrial de técnico químico, pero la música siempre estuvo en mi hogar: nunca falto una guitarra en casa, y ver tocar la guitarra y cantar a mi padre era algo totalmente común para nosotros, de hecho, los primeros acordes en la guitarra me los enseño mi padre.

En mi adolescencia, estudié química pensando que podía ganarme la vida con esta profesión, pero en realidad estaba equivocado. No niego que me sirvió y que estudiar siempre es beneficioso, pero no sentía una pasión grande por la química.

No ha sido nada fácil terminar mis estudios, me costo muchísimo pero lo he logrado! Por supuesto, en ese entonces tampoco considere que podía vivir de construir guitarras, esto fue unos cuantos años mas adelante.

En el periodo de mis estudios secundarios  comencé a tocar la guitarra eléctrica y forme un grupo de rock con mi hermano y unos compañeros de la escuela. A partir de ese momento la guitarra estuvo presente en todos los días de mi vida, primero tocándola y luego construyéndola.

Háblanos acerca de tus estudios musicales y como te llevaron a convertirte en Luthier.

Comencé a estudiar en el conservatorio de música Alberto Ginastera de la ciudad de Moron, en Buenos Aires, Argentina en el año 1998. Me inscribí en la cátedra de guitarra, estudié por ocho años y otros cinco años con un profesor particular.

Me gustaba mucho tocar la guitarra y pasaba cuatro o cinco horas por día estudiando. Recuerdo que en esa época, con un gran esfuerzo me compre una guitarra construida por un luthier. Me había costado muchísimo, ya que mi situación económica en ese momento no era la mejor. Al continuar estudiando y después de unos años, me veía en la necesidad de mejorar aún más mi instrumento y no estaba a mi alcance poder comprarlo, y entonces dije: me voy a construir mi propia guitarra!

Realmente, la primer guitarra la construí con muy poco conocimiento.  No había llenado mis expectativas en lo más mínimo, pero fue una satisfacción muy grande verla terminada y poder tocarla por primera vez. 

No tenía herramientas adecuadas para este trabajo, use las viejas herramientas de mi padre, y a pesar de eso logre terminarla. A partir de ese momento, comencé a usar en todos mis exámenes y conciertos mis propias guitarras. Sentía una satisfacción muy grande al usar un instrumento hecho con mis propias manos.

Cuéntanos alguna anécdota que te haya sucedido dentro de tu trabajo como constructor.

Recuerdo que en el año 2012, tenía muchas ganas de desarrollar un  nuevo modelo de tapa armónica para una guitarra. Quería hacer algo absolutamente novedoso. Pase muchos días pensando y diseñando, hasta que una noche soñé con un sistema de refuerzos para una tapa, algo totalmente nuevo. Lo soñé con mucha claridad y lo recordaba perfectamente al despertarme en la mañana. Inmediatamente ese día, comencé a hacer las primeras pruebas en base a ese sueño que había tenido y hoy en día, con varios años de evolución, es una de mis guitarras más preciadas.

Nos dices que eres autodidacta.
¿Cómo ha sido tu camino profesional y cómo lograste sobresalir en la lutheria?

Todo mi camino como constructor de guitarras lo hice por mis propios medios, como autodidacta. Todo lo que se ve en mis guitarras esta desarrollado por mi, tengo un modo de construir que es propio. He hecho muchísimas pruebas de como construir cada parte de la guitarra y adopte la que, a mi modo de trabajar, me resulto más beneficiosa.

El hecho de no haber ido a una escuela de lutheria, desde mi punto de vista, ha sido beneficioso porque no tengo influencia de otros constructores, todo sale de mi persona y  mi creatividad. Estudie cada detalle en lo sonoro y en lo estético para que mis guitarras tengan personalidad y se destaquen entre el resto. Esto me ha llevado diecisiete años de trabajo incansable, con la intención de mejorar cada día. Si bien tengo un estándar de guitarra muy desarrollado, nunca paro de realizar mejoras, por más pequeñas que sean. No soy conformista, se que aún puedo seguir mejorando. Creo que esta fue la clave para poder destacarme en este ámbito.

Considero que todo mi esfuerzo y trabajo de años se resumió en mi primer viaje a España, cuando presente mis guitarras en una de las tiendas más importantes y prestigiosas de Europa. Fui con mucha expectativa y sentía una gran presión. Cuando el dueño de esta tienda vio y probo mis guitarras, inmediatamente me invitó a formar parte de su staff de luthiers. El destaco todo los detalles en los que había trabajado y pensado por tantos años, y ahí me di cuenta que no era en vano mi esfuerzo y dedicación. Fui el primer luthier latinoamericano que comenzó a trabajar para esta tienda en Europa. Sentí una emoción muy grande y ese fue un punto clave para mi desarrollo y proyección internacional.

¿Consideras que has alcanzado el éxito profesional con tu marca?

Me siento afortunado: he vendido guitarras por todas partes del mundo, trabajo para muchas de las grandes tiendas en las que soñaba y deseaba trabajar, mi taller esta ubicado en la Toscana, Italia, para mi, uno de los lugares mas hermosos del planeta… así que por esto puedo decir que me siento realizado. 

Pero por lo que me siento exitoso es porque dedico mi vida a lo que amo, me levanto todas las mañanas con entusiasmo y ganas de ir a  mi taller y rodearme de maderas y herramientas, este trabajo me ha hecho conocer a muchas personas maravillosas y rodearme de un ambiente que solo me da satisfacciones. No puedo más que sentirme exitoso por vivir de esta manera. Cuanto más feliz me sienta conmigo mismo y con mi trabajo, más exitoso me sentire.

¿Qué más hay para Fernando Mazza en el futuro?

Tengo varios proyectos para el futuro, siempre me pongo nuevos objetivos para realizar en los  años sucesivos.

Para este 2019, el más importante es el que tengo junto al prestigioso guitarrista Alan Juárez Balderas: estoy diseñando un modelo de guitarra signature  “Asia Grand Concert, Juárez Model by Fernando Mazza”. Este modelo esta desarrollado bajo las exigencias y requerimientos de Alan. Es un trabajo que requiere un compromiso muy grande: trabajar para un artista y llenar todas sus expectativas no es un trabajo fácil, pero todo va muy bien encaminado.

Este modelo rinde homenaje a uno de los festivales mas importantes que se realizan en Asia, el “Hong Kong Shenzen International Guitar Festival”. Alan será el encargado de presentar este modelo en las 6th edición. Verdaderamente, es todo un desafío para ambos y estamos muy contentos y entusiasmados de trabajar para este proyecto.

Regálanos un mensaje para todos aquellos artistas que tienen miedo de arriesgarse con su talento y que a pesar de él no se atreven a mostrarlo.

Desde mi punto de vista es casi vital mostrar y desarrollar el talento o la pasión que uno tiene por alguna actividad en particular. Luego depende pura y exclusivamente de nosotros si esta actividad se convierte en nuestro sustento de vida. 

Si realmente algo te apasiona, te invito a enamorarte de tu actividad y focalizar tu intención en mejorar y expandirte cada día más, disfrutar, emocionarte y llenar tu alma con lo que te gusta. No hay posibilidad de fracaso si desarrollamos nuestra pasión con amor. No escuches las opiniones negativas de los demás, solo utiliza los errores que cometas para aprender. No te juzgues de manera negativa, solo aprende y persiste, arriesga, sal del confort para dar un paso más, visualízate feliz con lo que haces y en lo más alto del podio; verás como la vida se encarga de poner todo en su lugar y llevarte de la mano para que vivas con un propósito y con felicidad. •


Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*