Por Jesús Sedano Hernández
Promotor Cultural

“Tu participación en este movimiento, pueblo de México es fundamental”. No puedes dejar que tus hijos sean masacrados; no puedes permanecer indiferente en estos momentos de crisis; que tu participación directa y decidida haga temblar al gobierno gorila de Gustavo Díaz Ordaz. No obstante, la masacre ocurrió la tarde del miércoles del dos de octubre,  hace 50 años. 
La historia de nuestro país quedó marcado, por la matanza en contra de los estudiantes y civiles, quienes estaban reunidos en la plaza de las Tres Culturas Tlaltelolco, por parte de los militares y policías que actuaron por órdenes del gobierno mexicano.
A diez días que se realizara la inauguración de los Juegos Olímpicos en México, era el primer país de América Latina seleccionado para los Olímpicos.  Esto ocasionaría que el país fuese el centro de atención a nivel mundial. 
Con una luz de bengala lanzada desde un helicóptero, señal de dar inicio al tiroteo desde los altos edificios, el ejército resguardaba la concentración quienes también dispararon contra los manifestantes.
Un antes y un después en la historia de México que nos une, donde los jóvenes expresaban el México que querían y entre sus marchas, carteles, pintas comunicaban el repudio, los abusos de poder y autoritarismo que había en el país.
El recuerdo sigue vivo a cincuenta años de la matanza en Tlaltelolco, en la memoria de quienes sobrevivieron narran entre sus testimonios el olor a sangre, gritos, llantos y cuerpos tirados, ellos dicen siguen impregnados en la Plaza de la Tres Culturas, el cielo aún brilla a medio siglo de distancia. 
En nuestra memoria mexicana, debemos mantener presente que las protestas estudiantiles y sociales, solo tuvieron como únicas armas las brigadas de información, manifestaciones y asambleas.

You may also like